Foto de producto publicitario


Estamos muy acostumbrados a ver fotos increíbles de productos apetitosos y refrescantes, nítidos y relucientes. Las técnicas para conseguir estos resultados son complejas y las herramientas para conseguirlo a menudo caras. Voy a tratar de resumir aquí algunas de las técnicas.

Hoy estoy en el estudio con Alfonso Zubiaga. Reputado fotógrafo en muchos terrenos, también en el de producto publicitario, para lo que utiliza una infinidad de artilugios comerciales y sobre todo artesanos. Le hemos hecho una foto a la botella de MAHOU y si queremos tener unos resultados técnicos como los que él suele obtener, llama la atención la cantidad de cosas que harán falta, para empezar es preferible una cámara de gran formato montada en soporte de placas, voluminosa, pesada, y con una resolución como para empapelar un edificio, aunque podemos hacerlo también con cualquier cámara, perdiendo alguna que otra “ventaja” por el camino. En cuanto a luces, las típicas de estudio valdrán, con ventanas, palas y los modificadores de luz habituales en cualquier estudio. Solamente añadiremos pequeños utensilios caseros como alambres con trocitos de cartón negro a modo de “microbanderas” y cartones blancos, plata, incluso pequeños trozos de espejo para reflejar luz puntualmente.

AlfonsoZubiagaSituar los elementos, necesitaremos colocar el producto, en este caso una botella, en función de lo que queramos, si queremos hacerla flotar, podemos colocarla en un trípode de base pequeña y luego recortar en Photoshop, o si queremos una imagen limpia sobre un suelo reflejado, podemos ponerla sobre una mesa cubierta con una plancha de metacrilato negro que nos refleje la botella.

El enfoque, es quizá de las cosas más importantes junto con la luz, necesitaremos mantener una nitidez extrema en todo el producto. Para ello podemos bien cerrar el diafragma considerablemente, perdiendo la gracia de una profundidad de campo baja o bien enfocar con la técnica del  Scheimpflug, ésta última solo si contamos con una cámara de placas en la que podamos descentrar los planos de la focal y del sensor con respecto al producto. El fin de esta técnica sería conseguir enfocar todo el producto con una apertura mucho mayor que en una cámara de medio formato o full frame normales.

La Luz. Es este caso queremos hacer una Retroiluminación, por lo que necesitamos generar una fuente de luz plana y homogénea que venga por detrás de la botella. Será una cantidad de luz considerable y para matizarla y controlarla necesitaremos usar banderas, para así cortar la luz. Podemos hacer la prueba y colocar dos banderas o cartones negros entre la luz y la botella como se ve en el dibujo para entender como se comporta la retroiluminación, obviamente en nuestro caso será algo más complejo.

Esquema-RetroluzCuanto más cerca de la botella estén las banderas más se oscurecerán los cantos de ésta generando así más volumen. Lo ideal sería recortar una máscara con la misma forma de la botella y ajustarla todo lo posible alrededor sin que se superponga a la botella, siempre mirando por cámara, dejando pasar la luz casi en su totalidad a través del vidrio. Naturalmente haremos una iluminación para el vidrio y añadiremos otras luces extras para las etiquetas. Luego en la parte de postproducción compondremos las capas (las diferentes tomas de cámara) en Photoshop para unificar, usando la misma técnica que en una múltiple exposición.

Para este tipo de imágenes, es muy importante tanto “atrezzar” como “vestir” el producto para situarlo en unas circunstancias narrativas adecuadas. En este caso simplemente nos interesará llenar la botella de “microgotas”, para conseguir una sensación de frescor y de paso conseguir ocultar posibles imperfecciones de la propia botella; que de otra manera nos tocaría solucionar en Photoshop, con las herramientas de clonación de imagen, por ejemplo. Para las gotas hay muchos trucos, pero el más eficaz es rociar con un atomizador relleno de glicerina diluida en agua. La proporción adecuada será siempre la máxima concentración de glicerina que te permita el atomizador, a mayor glicerina, mayor consistencia de las gotas. Para que no se resbalen es imprescindible aplicar “mateador” en spray previamente la botella. Por descontado, que la botella debe estar perfectamente limpia.

Banderas_ProductoIluminar las etiquetas, como ya he comentado, se hará por separado pero sin perder la luz inicial de la botella, esto nos servirá para tener una mayor y mejor integración entre las tomas y capas. Añadiremos una ventana con una luz orientada a la etiqueta, suficientemente baja para que no nos aporte un reflejo en ninguna parte, e iremos añadiendo poco a poco elementos de cartón o espejos alrededor de las etiquetas para dar volumen; donde queramos una sombra añadiremos cerca un pedazo de cartón negro y donde queramos aumentar la luz, añadiremos cartón blanco o plata, o también orientar un espejo pequeño hacia ese punto. Nos aseguramos que ninguno de estos elementos afecta al tiro de cámara ni interrumpe la “visual”. Es fundamental en todo el proceso mantener el mismo encuadre mediante un trípode bien anclado.

El Fondo, éste será lo que queramos, aunque debemos tener en cuenta tanto un criterio estético (relación de colores acorde) como un criterio técnico (las luces deben encajar), ya que estamos usando un fondo perfectamente blanco, podremos recortar sin muchos problemas en Photoshop la botella para incrustar un fondo tras ella, la idea es usar un fondo que hayamos fotografiado previamente con un degradado de color, hecho con flashes y que encaje con la gama de color del producto y por tanto combinen bien. En foto de producto muchas veces se hacen con el propio fondo ya incrustado, sobre todo si se hacen apoyadas en un suelo de metacrilato reflectante y en un espacio negativo de fondo negro.

El resultado, después de disparar una toma para la botella con la luz trasera y una lateral que de brillo a las gotas, otro disparo para las etiquetas, a las cuales habremos iluminado con una ventana y snoot, cortando las altas luces con banderas de diferentes tamaños para matizar y dar volumen a las etiquetas, Y un último disparo para el fondo con un foco con filtro rojo sobre papel blando que nos de ese degradado; es este:

Detalle, “microgotas” de glicerina

MAHOU “cinco estrellas”

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Datos técnicos de la imagen:

Sensor PHASE ONE P45+ de 39Mpx. sobre cámara de placas “gran formato”
Optica SINAR 125mm a f5,6
Revelado en LR y procesado en PS.

Estudio, Iluminación y Atrezzo: Alfonso Zubiaga (EFTI)
Fotografía, retoque: Pablo Gil

 

© 2014 Kamándula Producciones. Pablo GIl 

Comentarios (3)

  1. Javier

    Es muy impresionante la cantidad de artilugios que se usan en estudio. El resultado se ve muy bueno!! Al final el trabajo de foto es en buena parte muy artesano.

    Responder

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR